Una nueva belleza

Una nueva belleza
Una nueva belleza que sólo yo reconozco: la que brota de mi alma

lunes, 9 de noviembre de 2015

Hay quienes dicen que el encanto del grabado sobre la piel se mantiene, aunque haya arrugas, mientras que otros señalan que la idea original ya se desdibujó y que es hora de intervenir. Vea las siguientes fotos y saque sus propias conclusiones

¿Sobreviven los tatuajes al envejecer?

Hay quienes dicen que el encanto del grabado sobre la piel se mantiene, aunque haya arrugas, mientras que otros señalan que la idea original ya se desdibujó y que es hora de intervenir. Vea las siguientes fotos y saque sus propias conclusiones

por HERCILIA GARNICA  |  imagen: ARCHIVO | MARTES 3 DE NOVIEMBRE DE 2015

La controversia nunca se acabará. Algunos mantendrán su posición de defender los tatuajes, y otros criticarán el aspecto que adquieren los grabados cuando la piel ya no es tan lozana y la persona ya es un adulto mayor. Algunos dirán  que sus tatuajes se ven tan bien como cuando se los hicieron originalmente y otros que es hora de eliminarlos porque no se distingue el dibujo con el que soñaron en su juventud.

La polémica suele despertar pocos comentarios cuando se trata de un tatuaje pequeño, discreto, pero las reacciones cambian cuando la figura es enorme y casi que hay más tinta que piel y la persona ya se acerca a los 70 años.




¿Hay arrepentimiento? ¿O más bien rectificación? Ennio Barrón, del Instituto Latinoamericano de la Piel, dice que no todas las personas pueden someterse a un tatuaje. Existen circunstancias personales que pueden contraindicarlo, como las mujeres embarazadas y personas que presentan trastornos de la coagulación, padezcan de queloides (engrosamiento) en sus cicatrices, quienes sufren de vitíligo o psoriasis.

Tampoco recomienda la zona lumbar como lienzo para los tatuajes porque durante el parto pueden llegar a necesitar anestesia epidural y de hacerlo el pigmento arrastrado por la aguja puede depositarse en la médula espinal y acarrear problemas neurológicos graves, precisó.

El especialista explicó que los cambios en el cuerpo como el aumento o pérdida de peso, el embarazo, o el envejecimiento, pueden afectar la apariencia de los tatuajes. "La realización de un  tatuaje tendrá un impacto significativo a medida que cambie el cuerpo. En hombres la tinta en los brazos o abdomen suele alterarse significativamente por las variaciones de peso, mientras que en mujeres notarán más diferencias si los tatuajes son en las caderas, los muslos, los senos o el vientre".



De acuerdo con el dermatólogo  existen varias formas de eliminar los tatuajes que se alteren, pero la mayoría son poco efectivas y con probabilidad de dejar cicatrices deformantes. El método más efectivo y con menor probabilidad de producir cicatrices es el láser.

El láser penetra en la piel y destruye las partículas de color; de esta forma, la tinta se fragmenta y se va disolviendo. Para eliminar los tatuajes con esta técnica, son necesarias entre cuatro y seis sesiones (a veces más) con cuatro semanas de intervalo.

Los resultados obtenidos dependerán del color, extensión, localización y pigmentos del tatuaje. En algunos casos la eliminación es casi total, en otros se pueden fijar restos de color y en zonas como el escote o la espalda pueden aparecer cicatrices importantes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada