Una nueva belleza

Una nueva belleza
Una nueva belleza que sólo yo reconozco: la que brota de mi alma

lunes, 13 de abril de 2015

Un proyecto excelente, que podría ser modelo para quienes jubilados, tenemos tiempo de analizar y tener hobbies como éste, para mantener la mente activa y una actitud de estudio y aplicación de nuestra sabiduría en el presente: "La alegoría que usó en ese momento George R. R. Martin, autor de la historia, es que para mantenerse en el poder, la fuerza no es lo único importante. El conocimiento es necesario para gobernar. Y ese era un concepto que manejó Nicolás Maquiavelo, por ejemplo", relata Alayón, quien consiguió en esa escena inspiración para escribir sus ahora afamados "Apuntes sobre la serie" para la revista digital Prodavinci, con los cuales llegó a sumar miles de visitas cada semana. "Ignorar a voluntad es también una forma de suicidarse", rescata de su primer texto.


 ENTREVISTA ÁNGEL ALAYÓN, ECONOMISTA Y FAN DE "JUEGO DE TRONOS"

Un ángel en el trono

"Juego de tronos me enganchó de inmediato. Encontré en ella varios conceptos de las ciencias sociales que utilizo regularmente en mi trabajo, como la Estrategia de juegos; el Manual del dictador del cientista político Bruce Bueno de Mesquita"

imageRotate
Contenido relacionado
JOSÉ G. MÁRQUEZ , ÁNGEL ALAYÓN , ECONOMISTA |  EL UNIVERSAL
domingo 12 de abril de 2015  12:00 AM
Como todos los domingos, Ángel Alayón se sentó a ver el episodio de estreno de la serie televisiva Juego de tronos. Era el día de El león y la rosa, el segundo de la cuarta temporada. Fue cuando -alerta de spoiler- el rey Joffrey finalmente contrae matrimonio y recibe dos regalos simbólicos: un libro titulado Vidas de los cuatros reyes, de parte de su tío Tyrion, y una espada de acero valyrio. El joven, conocido por despreciar el intelecto y adorar la fuerza bruta, destruye el libro con la espada. Minutos después, muere envenenado.

"La alegoría que usó en ese momento George R. R. Martin, autor de la historia, es que para mantenerse en el poder, la fuerza no es lo único importante. El conocimiento es necesario para gobernar. Y ese era un concepto que manejó Nicolás Maquiavelo, por ejemplo", relata Alayón, quien consiguió en esa escena inspiración para escribir sus ahora afamados "Apuntes sobre la serie" para la revista digital Prodavinci, con los cuales llegó a sumar miles de visitas cada semana. "Ignorar a voluntad es también una forma de suicidarse", rescata de su primer texto.

Alayón, respetado economista especializado en políticas públicas, se muestra entusiasta cuando habla de Juego de tronos, historia de corte medieval cuya quinta temporada se podrá ver desde hoy por el canal por suscripción HBO. 

Se sienta en la mesa de reunión de su oficina y no escatima palabras ni movimientos para responder a esta entrevista. Su afinidad por las series de televisión, cuenta, está relacionada con el esfuerzo de algunas en mostrar calidad en su contenido narrativo. "Algo que el joven escritor español Jorge Carrión expone en su libro Teleshakespeare. Ya no se puede juzgar a la televisión como antes, ya que ahora tenemos a House of cards, Mad men, yBreaking bad, entre otros distinguidos programas", dice.

"Juego de tronos me enganchó de inmediato. Encontré en ella varios conceptos de las ciencias sociales que utilizo regularmente en mi trabajo, como la Estrategia de juegos; el Manual del dictador del cientista político Bruce Bueno de Mesquita; o la Teoría de la elección pública del Nobel James M. Buchanan", ejemplifica el intelectual. 

Buscando una explicación acerca del fenómeno en el que se ha convertido el seriado, versión televisiva de la saga literaria Canción de hielo y fuego del propio George R. R. Martin, el también profesor e investigador del Institutos de Estudios Superiores de Administración (IESA) y la Universidad Católica Andres Bello (UCAB) apunta que "el poder fascina a la gente", y descubrir qué se esconde detrás de quiénes lo ostentan resulta, para muchos, sumamente adictivo.

"También hay gente que ambiciona poder y puede ver en estas series un proceso de identificación. Pero lo curioso es que en todas el poderoso termina muy mal", señala él al tiempo que recuerda una frase que pronunciara el personaje de Cersei Lannister (interpretado por Lena Headey) en la primera temporada: "Cuando participas en el juego de tronos, ganas o mueres. No hay punto intermedio". 

Sin embargo, Alayón advierte que aunque la ficción se parezca a la realidad, sigue siendo una invención. "Las series hay que verlas primordialmente como entretenimiento. Son ejercicios de ficción, que a su vez es un mecanismo que la humanidad ha utilizado desde sus inicios para transmitir información. A pesar de que son claramente historias imaginadas, muchas personas pueden ver en ellas lecciones que pueden asimilar y expandir su imaginación, que es lo más importante", afirma. 

Lo que viene

Ángel Alayón estará esta noche frente al televisor esperando el inicio de la nueva entrega de Juego de tronos. Ahora que publica sus "Apuntes" cada martes, se centra en lo que ocurre en la pantalla chica (sin celular ni redes sociales) y escribe en un cuaderno frases que le permiten hacer su análisis.

Cree, de entrada, que las hermanas Arya y Sansa Stark crecerán en la historia, así como espera que la isla Braavos sea una ubicación geográfica clave para la trama, pues allí está la sede del Banco de Hierro, que ha desenmascarado la relación entre el poder financiero y el poder político. "Veremos que alguien que un día te presta dinero para salvarte, al otro está dispuesto a condenarte", reflexiona.

También espera más protagonismo de los dragones de Daenerys Targaryen y, al respecto, prepara un texto más amplio. "Ella tuvo que amarrar a dos de sus dragones, pues estaban lastimando a su propia gente. Eso demuestra que lo que te da poder es también lo que te puede destruir".

Y, en ese punto, la analogía con la situación actual del país sale a relucir. No porque lo haga intencionalmente, asegura Alayón. "Mucha gente cree que escribo pensando en Venezuela, pero no es verdad. Lo hago pensando en la serie y en el poder, pero acá hay un tema conocido con el poder y es inevitable que la gente haga sus conexiones", sentencia.

@JGpunto

Apuntes sobre “The wars to come”; por Ángel Alayón // #GameOfThrones

Por Angel Alayón | 13 de abril, 2015

[Alerta de Spoiler]
young-cersei
Una adolescente Cersei entra a la casa de la bruja en el bosque. Ella le anuncia que un día será reina, pero que será desplazada por una mujer más joven y más bella. También le dicen que se casará con el rey y no con el príncipe y que sus tres hijos tendrán corona de oro y mortajas doradas.
Ahora sabe la tragedia que le espera. Ahora no puede dejar de saber.
El filósofo Robert Nozick se preguntaba si valía la pena vivir una vida en la que supiéramos exactamente lo que nos iba a pasar. ¿Cuál sería el sentido de vivir si ya conocemos lo que viene? ¿Serían posibles la alegría o la tristeza en ese mundo? ¿Estamos dispuestos a hacer lo que haya que hacer para que se cumpla lo que está determinado? ¿O estaríamos tentados a tratar de torcer el destino?
No por antiguas estas preguntas han perdido vigencia: conocer el futuro siempre será una tentación. La prueba está en cualquier calle del mundo, en esos anuncios de adivinos y quirománticos, en tantos que viven del arte de paliar la incertidumbre.
Luego de la muerte de Joffrey y Tywn Lannister, queda por ver si Cersei tiene algo de Edipo e intentará evadir su destino, o si tiene algo de Macbeth y lo asumirá con todas sus consecuencias.
***
La actualidad puede sentirse como una condena. El status quo puede asfixiar la imaginación. Lord Varys habla de la posibilidad de un Westeros distinto, donde haya paz, prosperidad y que los poderosos no pisen a los desvalidos. Tyrion Lannister le dice que eso no es posible, que siempre los poderosos pisarán a los desvalidos. Varys le responde: “quizás nos hemos acostumbrado tanto al horror que suponemos no hay otra manera.”
Acostumbrarse al horror es una manera de asegurar que las cosas nunca sean diferentes.
***
Angel Alayon Juego de Tronos Season 5 640
Un inmaculado es asesinado en Meereen. Es un mensaje a Daenerys. Ella pide que sea enterrado con honores. Sus consejeros le advierten que esto enojará aun más a sus enemigos. Y Daenerys les responde: “Cuando la serpiente está enojada es más fácil cortarle la cabeza”. Provocar al enemigo. Dejar que la ira nuble la mente del adversario es la receta que pretende utilizar la Madre de los Dragones.
La política y la guerra nunca han sido asuntos exclusivos de la razón. Las emociones siempre son determinantes y quien pueda manejarlas mejor tendrá ventaja. Es un viejo ardid, prescrito por Sun Tzu:
“Así, el que intenta provocar un movimiento del enemigo lo consigue creando una situación a la que aquél deba adaptarse, presentándole el cebo de una presa fácil o seduciéndolo con una ventaja aparente. Todo para atraerlo hacia el grueso de sus fuerzas o al mejor terreno para destruirlo o capturarlo”
Mientras tanto, llegan noticias desde Yunkai. Hay un acuerdo político que permite restablecer la paz. Sólo piden el regreso de una tradición: las peleas a muerte, antes de esclavos, ahora de hombres libres. Sin embargo, Daenarys Targaryen se niega. El emisario le recuerda que es más fácil gobernar cuando la gente está feliz que cuando la gente está molesta. Otra vez las emociones, pero esta vez relacionadas con la gobernabilidad. El descontento siempre es una amenaza para el poder.
El estado ideal de gobernante, según Maquiavelo, es ser amado y temido a la vez. Pero no siempre es posible. Y en ese caso, el florentino recomienda ser temido. Para eso Daenerys tiene sus dragones. Pero ahora parece no controlarlos. Se preocupa que lo que una vez le dio poder, pueda destruirla.
No puedes decir que es tuyo aquello que no puedes controlar.
***
Angel Alayon Juego de Tronos Season 5 640A
Mance Rayder le teme a la muerte, pero no cede a la propuesta que le lleva Jon Snow por encargo de Stannis Baratheon. Rayder prefiere morir que arodillarse. Y es que en su visión ética sólo hay dos clases de personas: los que se inclinan y los que no. A pesar de la carga deontológica de su decisión, cuando habla con Snow también expresa razones consecuencialistas. Sus hombres lo respetan y lo siguen porque no se arrodilla. Una vez lo haga, dejará de ser el líder que fue.
La sacerdotisa del fuego Melisandre es la encargada de encender la pira en el medio de un discurso que pone al libre albedrío en el centro de nuestros destino: “Todos tenemos que escoger. Escogemos luz o la oscuridad. Escogemos el bien o el mal. El dios verdadero o el falso”.
A Cersei le prometieron un destino trágico. Melisandre ofrece la posibilidad de escoger nuestro destino. Dos visiones extremas de entender el futuro. Un futuro que ofrece como única certeza las guerras que vienen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada