Una nueva belleza

Una nueva belleza
Una nueva belleza que sólo yo reconozco: la que brota de mi alma

lunes, 4 de mayo de 2015

Yo estoy en el punto medio de mi vida: tengo tanto de juventud como de vejez, hay experiencia pero aún no pierdo el ímpetu. Por ahora no tengo partido por ninguno de los dos bandos: el de los jóvenes y el de los viejos. Pienso que yo también, cuando sea viejo me retiraré a un lugar apartado y esperaré con resignación llegada sea mi hora postrera, como los elefantes. Eso haré, si es que para ese tiempo sigo pensando lo mismo de la vejez y la juventud.

Resultado de imagen para los elefantes

Diálogo de la juventud (Respuesta tardía a Marco Tulio Cicerón)

Rafael Victorino Muñoz (Notitarde/Columnista)
Diálogo  de la juventud   (Respuesta tardía   a Marco Tulio Cicerón)Notitarde 3 de mayo 2015
Rafael Victorino Muñoz
En las culturas occidentales y orientales la visión que tenemos de la vejez no es la misma; 
sobre todo en las del llamado lejano oriente se aprecia la edad como signo inequívoco de 
sabiduría; y si acaso no siempre se le presenta como algo deseable, por lo menos no es algo 
que se teme enfrentar. Por el contrario, en la cultura a la que pertenecemos (me refiero no sólo al 
aquí sino también al ahora) la vejez es algo de lo que se huye, como si fuera peor que la 
muerte. Quizás no sea demasiado distinto: tememos envejecer porque cada año que pasa 
nos acerca a la tumba. Envejecer nos recuerda que somos mortales y que un día ya no 
estaremos.
Por estas latitudes nadie quiere envejecer. Peor aún, nadie quiere que se note que está 
envejeciendo. El piropo favorito de las señoras entradas en años es “pareces más joven” 
(el hecho 
de que les guste escucharlo es lo que revela precisamente su edad). Y para los hombres 
también esto es un halago: basta ver a un señor de esos que hacen la cola de la tercera 
edad cuando alguna jovencita les pregunta por sus años; se esponjan, se yerguen, meten 
barriga, sacan pecho, se aclaran la garganta y dicen ufanos que todavía pueden (vaya 
usted a saber qué).
Actualmente las personas hacen de todo, en verdad, para parecer más jóvenes (pero un 
asunto es parecerlo y otro serlo): gimnasios, liposucciones, botox, entre otras cosas, cada 
una más dolorosa o más costosa que la otra. Una parte importante del presupuesto 
personal se dedica a gastos relacionados con disimular el paso del tiempo (desde el tinte 
hasta la cirugía). Y parte una importante de la actividad económica también se 
alimenta de este temor antes mencionado. Cuando abro las revistas que vienen los periódicos 
los domingos esto es lo que veo: anuncios y más anuncios de empresas y personas que 
ofrecen el elixir de la eterna juventud.
    Rehuir de la vejez no es exclusivo de nuestra sociedad y de nuestro tiempo: en las grandes 
gestas épicas de la antigüedad más de un personaje aparece despotricando de los hombres 
que encuentran la muerte ya viejos, en sus camas, en lugar de haber muerto jóvenes en la 
gloria del combate. Claro que la connotación es distinta, pero de igual modo se alababa 
poco a la vejez. Envejecer era algo poco deseable; había que morir en la flor de la vida y así 
permanecer para siempre joven en la memoria de quienes los conocieron.
Los rebeldes son siempre jóvenes. No pueden morir viejos porque perderían algo de 
su prestigio, basado precisamente en la negación de los valores de la tradición: no pueden 
llegar a la edad de las personas a las que siempre se opusieron. Sabemos de los músicos 
que se han unido al club de los 27 y que nunca envejecen: Janis Joplin, Jimmy 
Hendrix, Kurt Cobain, Amy Winehouse. Hay actores, eternos jóvenes rebeldes, como James 
Dean. Pero también los escritores tienen su club, más o menos de 40 a 42 años: Ramos Sucre, 
Kafka, Martí, Mishima, Allan Poe, Roberto Arlt, Wichy el rojo.
Pero el caso es que no todos queremos ser como ellos: inmortales pero muertos. Queremos 
llegar a vivir muchos años pero no parecerlo. Mente sana en cuerpo sano, decían los griegos. 
No queremos llegar a una etapa de nuestra vida en la que no estaremos sanos de lo uno ni de 
lo otro. Cualquiera me diría que hay personas mayores que se conservaron muy bien, bastante 
lúcidos a pesar de la edad; mencionarían a Uslar Pietri, a Borges. Ellos son más bien 
excepciones, en la parte intelectual; también hay excepciones en la parte física, pero lo más 
común es ir declinando conforme pasan los años.
Según Oscar Wilde la vejez es el precio que pagamos por adquirir experiencia. Aunque éste 
no es exactamente un alegato a favor del envejecimiento, ya que la edad se presenta como 
un precio: la vejez no es deseable, la experiencia quizás sí. A menudo nos dicen que la 
ventaja de esto es que podemos aprender de la experiencia; pero el conocimiento que 
proporciona la experiencia es prácticamente inútil, ya que no hay dos hechos iguales, 
ni en este mundo ni en nuestra vida. ¿Qué hace  el viejo con todo lo que aprendió, por 
ejemplo, sobre las mujeres? Ni lo usa ni puede usarlo.
Gina Lollobrigida decía, por su parte, que nunca somos ni lo suficientemente ricos ni lo 
suficientemente hermosos ni lo suficientemente jóvenes. La belleza y la juventud, que parecen 
ir de la mano, han sido siempre el supremo bien al que aspiramos. En literatura fantástica 
abundan los ejemplos: quien encuentra una lámpara, un anillo, una varita mágica, un 
hada o un duende por lo general pide básicamente cuatro cosas: riqueza, belleza, juventud 
eterna, felicidad, en este mismo orden (y si son tres los deseos, lo último se obvia, 
porque ya al parecer estaría implícito en los otros tres). No en balde Rubén Darío consideró 
a la juventud como un divino tesoro, lamentándose al mismo tiempo por su pérdida. 
Hay quien exclama, tras una competencia deportiva, que lo importante es competir; 
pero eso nunca lo dice el ganador. Hay quien glorifica la vejez porque, obviamente, no 
tiene juventud. Por su parte hay jóvenes que se quejan de que los viejos pretenden 
estar siempre en donde estuvieron y piensan que eso es contradecir las leyes de la naturaleza,
negar la dinámica de la vida, que siempre tiende al cambio. Cuando los elefantes viejos 
lo saben y lo sienten, se retiran a bien morir para no incomodar a la manada, dándoles 
paso a los jóvenes, eso dicen. 
Yo estoy en el punto medio de mi vida: tengo tanto de juventud como de vejez, hay 
experiencia pero aún no pierdo el ímpetu. Por ahora no tengo partido por ninguno de 
los dos bandos: el de los jóvenes y el de los viejos. Pienso que yo también, cuando sea 
viejo me retiraré a un lugar apartado y esperaré con resignación llegada sea mi hora 
postrera, como los elefantes. Eso haré, si es que para ese tiempo sigo pensando lo mismo 
de la vejez y la juventud. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada