Una nueva belleza

Una nueva belleza
Una nueva belleza que sólo yo reconozco: la que brota de mi alma

jueves, 6 de agosto de 2015

Para las obras Carola Bravo, también utiliza como inspiración a una serie de mujeres llorando elaborada por el artista Roy Lichtenstein, que cambia por su propio rostro.Roy Lichtenstein, el REY de los artistas...(Parte III)


Roy Fox Lichtenstein (Nueva York27 de octubre de 1923-Nueva York, 29 de septiembre de 1997) fue un pintor estadounidense de arte popartista gráfico yescultor, conocido sobre todo por sus interpretaciones a gran escala del arte delcómic.
Nosotros pensamos que la generación anterior intentaba alcanzar su subconsciente, mientras que los artistas pop intentamos distanciarnos de nuestra obra. Yo deseo que mi obra tenga un aire programado e impersonal, pero no creo ser impersonal mientras la realizo. Roy Lichtenstein
Obtuvo el doctorado en Bellas Artes por la Universidad Estatal de Ohio en 1949.
Sus primeras obras eran de estilo expresionista abstracto, pero después de 1958comenzó a experimentar con imágenes tomadas de los cómics que había en los papeles de envolver chicles de menta, libremente interpretadas y mezcladas con imágenes sacadas de los cuadros del Viejo Oeste de otro artista estadounidense,Frederic Remington.
A partir de 1961 se dedicó por completo a producir arte mediante imágenes comerciales de producción masiva.

Brushstroke (Pincelada), escultura en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía enMadridEspaña.
Sus historietas de cómics, como Good Morning, Darling (1964, Galería Leo Castelli, Nueva York), son ampliaciones de los personajes de los dibujos animados, reproducidas a mano, con la misma técnica de puntos y los mismos colores primarios y brillantes que se utilizan para imprimirlos.
Sus últimas obras, entre las que están las reproducciones de personajes muy populares de la novela rosa, paisajes estilizados y copias de postales de templos clásicos, muestran la influencia de los artistas Henri Matisse y Pablo Picasso.
También sus esculturas recrean los efectos de los cómics. Ha realizado, también, obras en cerámica.
En 1993 el Solomon R. Guggenheim Museum de Nueva York expuso una retrospectiva de su obra que viajó por muchos otros países.
Autor prolífico, durante sus últimos años alcanzó mayor presencia y estima en museos de todo el mundo. En España existen ejemplos suyos en el Museo Thyssen-Bornemisza (Mujer bañándose) y en el Reina Sofía; aquí una gran escultura suya preside el patio interior de la ampliación diseñada por Jean Nouvel.
Una de sus obras se expone en la Kunsthalle de Hamburgo, Alemania: Shipboard Girl(1965).
Roy Lichtenstein es un nombre cotizado en las subastas. El 15 de mayo de 2013 una de sus obras, Woman with flowered hat, fue adjudicada en la casa Christie's de Nueva York por 43 776 525 euros.

Vida personal

En 1949 se casó con Isabel Wilson, quien anteriormente había estado casada con el artista Michael Sarisky. Después de que él comenzó a enseñar en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego en 1958, la pareja vendió la casa de la familia en Highland Park, Nueva Jersey, en 1963 y se divorció en 1965.
Lichtenstein se casó con su segunda esposa, Dorothy Herzka, en 1968. En 1966, alquilaron una casa en Southampton, Nueva York. Desde 1970 hasta su muerte, Lichtenstein dividió su tiempo entre Manhattan y Southampton. También tenía una casa en Captiva Island.
Lichtenstein murió de neumonía en 1997 en la Universidad de Nueva York Medical Center, donde había estado hospitalizado durante varias semanas. Le sobreviven tanto su segunda esposa, Dorothy Herzka, como sus hijos David y Mitchell, de su primer matrimonio.

Características principales del autor

  • En sus obras iniciales buscaba que las imágenes fueran lo más mecánicas posibles
  • Prefería utilizar figuras hechas a mano
  • Solía emplear figuras procedentes de anuncios comerciales y les daba un nuevo significado
  • En sus primeras obras emplea a las mujeres (irónicamente) como una prolongación de sus utensilios domésticos.
  • En algunas de sus obras pinta los cabellos femeninos de color azul para dar un toque de humor ante las limitaciones económicas de la impresión(en las impresiones de aquella época los colores eran limitados, sobre todo por su coste de ahí que el mismo color fuese empleado para varias cosas)
  • Le daba tanta importancia a las composiciones como a los temas.
  • En sus primeras obras predominaba el prototipo de bella joven, hacia las últimas, la mujer ya está algo más formada y las dota de algún texto.
  • La mayor parte de sus personajes femeninos son vulnerables.
  • Representaba escenas aisladas, ya que así consideraba más fácil que el espectador se identificase con ellas.
  • Toma a las mujeres de cómics, en los cuales se traten aspectos emocionales de la vida diaria
  • Las obras siempre suelen representarse en primer plano
  • Emplea colores industriales
  • Uso de puntos bendéi
  • Industrializa las figuras originales
  • Le interesaban los símbolos empleados por los ilustradores comerciales para plasmar el sonido. Uso de onomatopeyas
  • Se apropiaba de la obra de otros artistas y las modificaba adaptándolas a su gusto
  • Influencias: Art DecoCubismo (Picasso), Expresionismo abstracto
  • Uso de colores primarios
  • Pinturas murales de grandes formatos
  • Predominio de la línea
  • Empleo de técnicas como la serigrafía o el collage
  • Se ven influencias de casi todos los movimientos vanguardistas a lo largo de toda su obra.

    En los años 50 exponía regularmente su obra en Nueva York, lo que no le garantizaba el éxito económico que le permitiera mantener a una familia que ya tenía dos niños. De ahí que buscara integrarse en la corriente de más éxito del momento como era el expresionismo abstracto, en el que militaban gente como Jackson Pollock o Willem de Kooning, por citar dos de los más conocidos. Sin embargo, las obras de Lichtenstein no recibieron ninguna atención especial.

    El año decisivo fue 1961, cuando decide recurrir a las viñetas de cómic, el mismo año en el que Andy Warhol llegó a la misma conclusión. Así, el ratón Mickey, el marinero devorador de espinacas Popeye, el pato Donald o el irreverente conejo Bugs Bunny fueron los primeros motivos que le abrieron el camino hacia su estilo inconfundible.

    Pero además de los personajes de cómic, las mujeres serán otro de los temas que aparecerán en muchas de las pinturas de Lichtenstein, bien solas bien acompañadas, aunque el tipo evolucionará con el paso del tiempo, y las irá dotando de textos que invitan a la reflexión. Puede ser rubia o morena, siempre hermosa, de una perfección que las hace vulnerables, sobre todo en aquellas que están en actitud expectante o directamente llorando. Se las ha definido como "sueños de papel, extrañamente vacías, pero peligrosamente seductoras", capaces de mostrar erotismo, pero un erotismo lejano, ingrávido, que se nos escapa entre los dedos sin que podamos hacer nada por atraparlo.

    Uno de los cuadros más conocidos de Lichtenstein es Chica con pelota (Girl with ball, 1961, óleo sobre tela, 153 x 92,7 cm, MoMA), en el que representa a un estereotipo de mujer bella que parece estar pasándoselo bien en una playa jugando con una pelota. La figura se recorta contra un fondo abstracto y en el que unas líneas quebradas nos ofrecen una débil referencia a olas marinas. Se trata de una figura representada a medio camino entre la bidimensionalidad y la representación realista, lo que le da una tensión especial en un cuadro cromáticamente monótono lo que termina de convertir a la chica en un objeto lejano, habitante de una dimensión que se escamotea al espectador, que la aleja de nosotros sin que sepamos realmente si lo está pasando bien o es un bienestar fingido.

    En Chica ahogándose (Drowning girl, 1962, óleo y magna sobre tela, 171,8 x 169,5 cm, MoMA) vemos a una chica que se está ahogando en su propio mar de lágrimas, que prefiere ahogarse antes que llamar a su amado para que la venga a rescatar. Una mujer envuelta en una vorágine de emociones autodestructivas de la que no quiere escapar, tal es la decepción que le ha causado Brad (un nombre que aparece en muchos de los bocadillos de las mujeres de Lichtenstein).

    Una chica de la que solo vemos la cabeza, una mano y algo de un hombro. Una cabeza que parece apoyada sobre una almohada acuosa, y en una actitud levemente sensual rota por la mano crispada y sus lágrimas. La posibilidad de que esté sufriendo una pesadilla, y sean esos malos sueños los causantes de su dolor, queda totalmente abierta, y nos deja con la sensación de estar asistiendo a un momento extremo, que nos desconcierta y nos deja en un terreno lejano, admirando con desapasionamiento un sufrimiento que, sin embargo, nos llega y nos coloca en una situación incómoda.

    Lichtenstein deja que sus personajes muestren sus sentimientos, pero desde la frialdad haciendo al espectador consciente de su existencia pero alejándolos de nosotros, contrastando fuertemente uno sentimientos, digamos, barrocos, con una forma de representar mecánica, propia de la creación industrial que se funde de una forma impactante y que es lo que da a la obra de Lichtenstein uno de sus sellos distintivos.





    Por quien lloran las chicas de Roy Lichtenstein

    "A los cómics les debo los elementos de mi estilo y no los temas" dijo Roy Lichtenstein en 1967, en pleno auge del POP Art. Lichtenstein, el retratista de las melancólicas chicas de ficción, fue uno de los líderes junto con Andy Warhol de este movimiento que descubrieron en Marilyn Monroe, Elvis Presley, la Coca Cola, los cómics, la publicidad, los aparatos domésticos y las latas de sopa una nueva realidad estética. Los cuadros más populares de Roy Lichtenstein pintados según las viñetas de los cómics revelan con su propia forma expresiva la contradicción entre la emoción personal y la anónima. Si esto es así, entonces ¿por quién lloran las chicas de Roy?
    Tal vez la respuesta se encuentre precisamente en un cómic 1941, en el número 53 de Detective Comics. La historieta de Batman (y Robin, el joven maravilla) tiene por protagonista a Viola Vane, que sollozando le cuenta su triste historia al batihéroe:
    "Soy actriz, vine a la ciudad con la esperanza de incendiarla con mi talento pero no logré ni encender ni una fogata. ¡Hoy apenas soy la suplente de una estrella!." 

    Probablemente el Roy de 18 años, estudiante de arte en la universidad de Ohio se identificó con la historia de Bob Kane y Bill Finger que al principio postula "La ciudad es un lugar frío y sin corazón. Nadie tiene tiempo para preocuparse por los demás" y la expuso en las grandes vidrieras de su arte. El sentimiento de desamparo y anonimato en la ciudad no es exclusivo de actrices con mala suerte...

    El mensaje aleccionador y positivo de Bruce Wayne (Bruno Díaz) en la última viñeta quizás sea una de las claves para descifrar la estética del Pop Art, y aunque lo hayan negado, su romántica cruzada por redimir la naciente cultura urbana: "[¡Al final la ciudad si que tiene corazón!] Sólo hay que escarbar mas allá de las apariencias para encotrarlo.. pero está ahí, si uno sabe mirar en lo profundo."

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada