Una nueva belleza

Una nueva belleza
Una nueva belleza que sólo yo reconozco: la que brota de mi alma

miércoles, 4 de marzo de 2015

Fomentar la actividad física, mental y social de los mayores, factores clave para un envejecimiento saludable

Christian Meier no está dispuesto ni a someterse a cirugías plásticas ni a posar desnudo. Así lo confesó el actor peruano que se ha ganado una buena fama como galán en toda Latinoamérica. 
“Tendría que enderezarme un diente,  que lo tengo medio chueco, pero eso es lo único. No, no, no (me haría cirugías plásticas). Uno tiene que envejecer con dignidad. De viejos deberíamos vernos como Clint Eastwood y no como, qué se yo, una señora toda estirada", declaró Meier a la prensa en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, según reporta  "People en español".
El protagonista de la telenovela "La Malquerida", de 44 años de edad, está convencido de que las arrugas y las canas son parte de la vida y él no pretende esconder las suyas. "Si caen arrugas, pues es que no las ganamos y si el pelo se pone blanco es porque también nos ganamos esas canas".
El actor tampoco está interesado en posar desnudo para alguna publicación. "Es bastante respetable quien lo hace, pero ya estoy grande, lo hubiera hecho hace 10 años, ya no tengo ganas. Cada vez me tapo más, no soy bueno para eso, soy bueno para actuar", declaró.
Tomado de "El país de Eastwood" IN: "La Fuga"
En la filmografía de Eastwood, desde un buen tiempo a esta parte, aquello que se repite es algo más que la calidad en la factura de sus filmes; algo más que su acabado pulcro, académico y normativo; lo que a veces se ha venido a llamar por la crítica como “correcto”. Y es que Clint Eastwood parece ser un especialista en hacer películas correctas, sin embargo, sabe que la reiteración de lo correcto no impide que se levante nuevamente la sombra de lo tedioso. En otras palabras: no le basta con lo “correcto”. Al afirmar que “las películas de Eastwood son buenas”, el calificativo que se emplea desplaza la acostumbrada mesura de los críticos y se acerca a una característica que habla de la calidad de la obra, por sobre la (correcta y reiterada) calidad en la realización. Es esta visión de Obra, como un ente final y autónomo, lo que singulariza su filmografía, y es lo que finalmente anula el posible tedio que generaría la reiteración de lo mismo. Eastwood se libera del tedio.  Su cine es una aventura por la realización de una Obra y no de una suma de películas correctas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada