Una nueva belleza

Una nueva belleza
Una nueva belleza que sólo yo reconozco: la que brota de mi alma

viernes, 3 de octubre de 2014

Mi gran reto...Vivir...Y para eso escogí en esta encarnación una Gran Cruz en Signos Cardinales, que expresa de una manera perfecta la Historia de Vida que vine a protagonizar...Donde la Fibromialgia, como condición crónica, se lee perfectamente...(II)

¿Qué es una Gran Cruz Cósmica?
En la grandiosidad del cosmos, cada planeta, sol y estrella 
forma parte de una danza armónica, sincronizada, dirigida 
magistralmente por la inteligencia divina.

Cada astro representa su papel en su lugar específico. En 

conjunto, danzan y  emiten ondas de energías que sirven 
a un propósito. Nada es azar. Como dijo el científico  
Albert Einstein, Dios no juega a los dados con el universo.

Cada uno de los astros influye en la Tierra y en nosotros. Así 

como se ha determinado la influencia de la luna en las mareas, 
en nuestros organismos y nuestra mente consciente y 
subconsciente, así recibimos esas energías estelares, aunque 
no las entendamos completamente. Esas energías cambian 
según la posición de los planetas, y las relaciones que se forman 
entre sí con sus posiciones. 
Una gran cruz se forma cuando cuatro planetas se ubican a 90º en el 
cielo, y está compuesta por dos oposiciones y cuatro cuadraturas. 
Esta configuración que yo elegí vivir, se denomina Gran Cruz Cardinal, 
porque cada  de los cuatro planetas que la integran están en los signos cardinales.
Los tránsitos de los planetas que integran esta Gran Cruz, tendrán una 
influencia muy importante a nivel  y colectivo. Textos antiguos 
indican que Jesucristo nació dentro de esta alineación cósmica. También 
eventos importantes como la gran depresión de los años 30, el movimiento 
hippie de los años 60, ambos caracterizados por una gran inestabilidad 
social y el surgimiento de nuevos modelos en sociedades organizadas.
De las numerosas interpretaciones de los astrólogos y 
estudiosos del tema, se pueden extraer varios puntos en común. 
Muchos coinciden en que tener como mandala de vida una gran 
cruz crea tensiones sobre nosotros y sobre las estructuras 
que no tengan bases sólidas. Nos empujarán a tomar acciones; 
empujarán hacia nuevos y mejores horizontes.

GRAN CRUZ COSMICA

La Gran Cruz Cósmica en una figura formada por cuatro cuadraturas ligadas entre sí, formando un gran cuadrado con dos oposiciones centrales formando una cruz. Las cuatro cuadraturas y las dos oposiciones nos hablan de una posible congestión de energías, de sobreesfuerzos o en contrapartida retenciones importantes. En los armónicos 2 y 6 se transforma en oposición anunciando serias dificultades para la integración, inconvenientes para sentirse compensado y falta de percepción de las oportunidades de la vida. En los armónicos 3, 5, 7 y 9 se repite la figura original quedando el significado de estos armónicos sujetos a bloqueos o sobreesfuerzos. Sin embargo en el 4 aparece como una conjunción denotando aquí su mejor valor y mayor fuerza; indica un potencial extra en la capacidad de lucha y resistencia , un gran aguante ante las adversidades y una excelente capacidad de esfuerzo.


Esta Cruz está formada por dos T Cósmicas, por ello representa una doble carga o atadura. Suele ser tan poderosa y determinante esta configuración, que en muchísimos casos sincroniza con estados de pérdida de libertad o de ataduras muy severas o penosas, fuente de pesares, malestares y excesiva dependencia de otros. Aunque es muy cierto que se relaciona con pérdidas de libertad, no es una dato exclusivo o totalmente determinante para que se produzca en todos los casos. En ocasiones, la pérdida de libertad o la sobrecarga es provocada por el entorno social o familiar; hijos con deficiencias, padres a los que se debe ayudar, negocios severos o trabajos que obligan a un esfuerzo superior a la media. Generalmente no llegan a hacer realidad sus ambiciones o proyectos, no pueden impedir las envidias que desatan sus éxitos y durante años pueden sentirse marginales.
Esta forma celeste no aparece en casi ningún personaje popular, de lo que se puede deducir que es un rasgo de impopularidad o de falta de aceptación por el entorno social. Posiblemente es un síntoma de marginación o falta de reconocimiento social. Este rechazo puede provocar una lesión en le auto estima y la dignidad personal. Quizás no sea una figura favorable para las cuestiones mundanas, pero puede ser una gran ayuda para progresos espirituales, interiores o personales.
Anónimo:
Esta figura está formada por 2 oposiciones y 4 cuadraturas. Generalmente los 4 planetas se situarán en la misma cualidad (cardinal, fijo o mutable).

No es una estructura tan común como la cuadratura en T, y se la considera una configuración muy restrictiva y autolimitadora, sobre todo en personas con poca disciplina y moderación.

El individuo que posee esta configuración tendrá que luchar bajo condiciones de frustración que le forzarán a aprender a dirigir adecuadamente sus energías o en caso contrario corre el riesgo de dispersarse y perder fuerzas, sobre todo con la cruz mutable.

Últimamente me han venido a consulta muchas personas que poseen la Cruz Cósmica, y todas ellas me han descrito que se sienten "como si estuviesen en el centro de una gran batalla, pero sin tener la alternativa de dirigirla". Otras personas me confesaron: "me siento como que no soy libre de dirigir mi propia vida, son los demás y las circunstancias quienes lo hacen".

En cualquier caso, todas estas personas van a padecer sacrificios, obstáculos y responsabilidades impuestos por su familia, trabajo, pareja o salud.

Las cuatro cuadraturas crearán un sentimiento interno de tensión, esfuerzo y frustración, sin embargo en aspecto positivo el individuo tendrá una gran energía y capacidad de lucha para conseguir un estilo de vida y un propósito definido. Por otro lado las dos oposiciones le permitirán desarrollar equilibrio, objetividad, y mayor percepción en sus relaciones personales, pudiendo conseguir estabilidad y armonía internas.

Naturalmente en aspecto negativo pueden crear conflictos, antagonismos y desavenencias en las relaciones, así como neurosis, esquizofrenias e histerias. Todo dependerá de las decisiones y voluntad del individuo; en resumidas cuentas, si la persona aprende a trasmutar esas energías y a fluir, es decir si es capaz de evolucionar.

La Cruz Cósmica sugiere lecciones Kármicas cruciales y difíciles que responderán a la cualidad y a las casas que ocupen los planetas implicados.

Cruz Cósmica en signos cardinales: Aries–Capricornio–Libra–Cáncer

Será la más activa, enérgica e impaciente de todas. Llevará al individuo a actuar de una manera impulsiva e impaciente, a siempre estar en marcha de una manera compulsiva, pero le costará terminar las cosas, ya que antes se habrá metido en otro nuevo proyecto.

Las dos oposiciones indicarán que serán los demás los que le obliguen a ser más controlado, objetivo y consistente. El individuo tendrá que aprender a cooperar y a tener más consideración y respeto hacia los demás.

Los rasgos negativos serán: exagerada confianza en sí mismos, la agresividad, la arrogancia, la confrontación, impulsividad etc., sobre todo si Marte/Júpiter o Marte/Urano forman parte de la configuración. También se pueden producir accidentes o fuertes problemas de salud.

La ambición y la busca del éxito serán muy marcados, pero les costará más conseguir el éxito que a los individuos que poseen la cuadratura en T, porque actúan muy precipitadamente y con demasiada urgencia, sin centrarse, por lo que solo tendrán destellos de éxito de corta duración.

A nivel físico pueden verse extenuados en ocasiones y con problemas graves. Las lecciones que deben aprender son la paciencia, la serenidad, la constancia, firmeza y la capacidad de organizar su tiempo y energía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada